fbpx

Mantenimiento de motores estacionarios

MANTENIMIENTO DE MOTORES ESTACIONARIOS

 

Los motores de combustión interna se han ido desarrollado con el transcurrir del tiempo, así como también se han diversificado sus aplicaciones. Originalmente se pensaba en una máquina de vapor y hoy en día los vemos dentro de los automóviles, en motocicletas, barcos y también impulsando generadores de electricidad, por mencionar algunas de sus principales aplicaciones.

Ivan Pantzay 71_1 (1)

Varios motores han sido diseñados para trabajar en equipos que no necesiten de movimiento a lugares distintos, motores que operen y se aproveche la energía de los mismos, pero en ambientes cerrados (lugares llamados comúnmente casa de máquinas). Gran parte de estos motores los encontramos en generadores de electricidad, molinos, riego para la agricultura, entre otros.

El mantenimiento de estos motores no se hace por rendimiento medido en kilómetros o millas debido a que no recorren distancias, generalmente se realiza por horas de trabajo. Algunos fabricantes recomiendan cambiarle el lubricante y filtros a cada 250 horas, otros a las 500 horas e inclusive, algunos manuales especifican cambios de 1,000 horas inspeccionando y cambiando los filtros con mayor frecuencia. La programación del mantenimiento de estas máquinas depende en gran medida del tamaño del motor, así como su tipo de aplicación.

Ivan Pantzay 71_2 (1)

Existen motores de 4, 6, 8, 10, 12 y más cilindros en línea, en “V” y radiales, muchos de los cuales utilizan combustible diésel, GLP, bunker o nafta. La clave para optimizar el rendimiento de los motores estacionarios es la correcta programación de las rutinas de mantenimiento, acompañadas de una supervisión “impecable”.

Estas rutinas de mantenimiento preventivo se elaboran en base a la información del manual del fabricante; por ejemplo, si se realiza a las 500 horas el manual indicará los pasos a seguir donde regularmente recomiendan el cambio de lubricante, cambio de filtros de aceite, cambio o limpieza de filtros de combustible (depende del combustible utilizado), limpieza de filtro de aire si es en sala de máquinas y cambio de filtro de aire si el motor está a la intemperie, cambio de refrigerante o anticongelante, revisión de todos los manómetros de inspección (presión de aceite, temperatura de refrigerante o anticongelante), carga del acumulador o arrancador, indicador de vibraciones (si tuviera) y limpieza de los tubos de escape. Esta última práctica es vital en motores de gran tamaño para evitar daños irreparables como el sobrecalentamiento del motor y su futuro daño total e inclusive la explosión de los mismos tubos si estos llegaran a taparse por completo.

Ivan Pantzay 71_3

El mantenimiento predictivo se realiza con análisis más exhaustivo donde se involucran las tomas de muestra de lubricante para su análisis en laboratorio, un medidor externo de temperatura, medidor de vibraciones, análisis de cimentaciones (este trabajo generalmente lo realizan empresas especializadas). Cuando los motores son de gran tamaño cuentan con cámaras de inspección individual por cilindro, donde se puede acceder a la parte inferior del motor y realizar reparaciones mayores sin tener que desarmar el motor por completo.

Hasta acá podemos decir que el mantenimiento del motor se ha programado, pero cuando de reparaciones se trata, es necesario desarmar el motor por completo y rectificar las piezas necesarias. La construcción de estos motores es robusta y muchas veces no necesitan de cambio total de piezas.

Publicaciones relacionadas

Más publicaciones

Boletín Noviembre 2,021

Capacítate en cursos especializados en el sector automotriz ¡Encuentra aquí el curso de tu interés y actualízate!Más Información Conoce sobre

Boletín Octubre 2,021

Capacítate en cursos especializados en el sector automotriz ¡Encuentra aquí el curso de tu interés y actualízate!Más Información Soluciones efectivas