fbpx

Limpieza periódica de los cuerpos de aceleración

Limpieza periódica de los cuerpos de aceleración

La limpieza del cuerpo de aceleración ayuda a mejorar la economía del motor, reduciendo el consumo de combustible y mejorando la mezcla (aire-combustible) considerablemente. Logrando con ello un buen desempeño del motor y un ahorro de combustible.

En el momento que el motor presenta fallos de aceleración, provoca retardos en las salidas y pérdida de fuerza en el momento de rebasar a otro vehículo.

En consecuencia el rendimiento del motor no es el adecuado, el desempeño del mismo se ve considerablemente afectado en el consumo del combustible y, en algunas ocasiones, la temperatura de funcionamiento refleja que hay un desperfecto.

La mariposa de aceleración no cierra de forma correcta en el ducto de aspiración de la admisión o cuerpo de aceleración, depositándose impurezas que se solidifican. Por lo general, son partículas de polvo que el filtro de aire no retiene, así como residuos de aceite que la válvula de ventilación positiva del Carter (PCV) permite que pase y provocan que el motor se acelere de forma inestable.

La luz de Check Engine se enciende (luz mil), siendo el sensor de oxígeno el que reportara de forma inmediata que existe una falla (enriquecimiento de la mezcla). El actuador de la aceleración de baja velocidad (IAC) no regula de forma correcta la aceleración. El sensor de la posición de angulación de la mariposa (TPS) no reporta correctamente la apertura o el cierre de la aleta; en algunos casos, el sensor que mide el flujo de entrada de aire (MAF) informa que el ingreso del aire es irregular o el sensor de la presión del múltiple de admisión (MAP) reporta que la presión es variable, según sea el caso de aplicación en los vehículos.

Estas fallas hacen necesario realizar una limpieza periódica al cuerpo de aceleración, utilizando los procedimientos adecuados para dicha tarea, siendo éste un mantenimiento preventivo.

Éste mantenimiento debe de realizarse, por lo menos, cada cuatro servicios mayores del motor o de una forma periódica. Acompañado de una limpieza de inyectores, la cual también es de tipo preventivo.

Al presentarse cualquiera de estas fallas se hace necesario realizar un mantenimiento de tipo correctivo.

La limpieza del cuerpo de aceleración se realiza de dos formas, la primera en el vehículo, sin desmotar el cuerpo, limpiando con un líquido adecuado (líquido para cuerpos de aceleración). Se desconecta la manguera de entrada de aspiración de aire que viene del filtro de aire, utilizando wipe blanco, se rocía con el líquido, para luego introducirlo en la garganta con la aleta de aceleración totalmente abierta, se limpian las paredes del cuerpo de aceleración las veces que sea necesario.

La otra forma es desmontado el cuerpo de aceleración cuidando que todos los
sensores sean debidamente retirados (exceptuando al TPS, ya que será necesario al instalarla su ajuste). En un banco de trabajo se desarma totalmente y con el líquido se baña toda la unidad procurando que todas las impurezas se vayan retirando. Si es necesario, utilizar lija para agua de la más fina (numero mil), pasando el Wipe para retirar toda impureza auxiliado de una cuchilla que retire las partes más sólidas.

Dejando que el líquido seque al aire, se procede a armar revisando que los conductos que conectan con la válvula que controla la aceleración en baja estén limpios.

Procedemos a la instalación utilizando silicón de color gris para la empaquetadura de la unión.

Verificamos que todo esté en su lugar y procedemos a hacer la prueba de aceleración o de conducción. Recordemos utilizar siempre la herramienta adecuada, ya que existen piezas que son de estructura débil y podemos dañarla con la mala aplicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción Boletín Mensual