fbpx

Cambio de líquido del sistema de frenos de un automóvil

55-edicion-copia

 

Al sistema de frenos de todo vehículo también debe dársele mantenimiento preventivo, por lo menos cada 50,000 kilómetros o 30,000 millas, idealmente cada año.  Lo recomendable es que si usted adquiere un carro usado, de modelo reciente o antiguo, cambie el líquido de frenos de inmediato.  Desconfíe de lo que le diga el dueño anterior, aunque sea su familiar o amigo.

La importancia de cambiar este líquido es que, al igual que todas las piezas y fluidos que encontramos en el carro, éste tiene una vida útil limitada y, el no hacerlo, es el inicio de problemas más complejos en el futuro inmediato.

Existen diferentes marcas confiables de líquido de frenos, así como variados grados de resistencia a alcanzar altas temperaturas; esto es determinante, por ejemplo, en las competencias de velocidad o resistencia.  Siempre prefiera una de marca conocida y revise en las especificaciones que cumpla ciertos estándares de calidad como el DOT 3, DOT 4 o DOT 5, el cual exigen los fabricantes de la mayoría de carros actualmente en circulación.   Consulte el manual de fabricación.

El líquido de frenos se puede adquirir por litro o pinta (unidad de medida inglesa que equivale a 0.568 litros, aproximadamente.  Adquiera el volumen de líquido que vaya a usar únicamente (a menos que el depósito de reserva de su carro necesite ser llenado constantemente por una fuga grande, mientras lo repara) ya que una característica del líquido de frenos es que al exponerse al ambiente, reacciona y absorbe la humedad. Se recomienda, al comprarlo, revisar que la tapadera esté sellada, como evidencia de que el envase no ha sido abierto previamente. Por esta razón no debe mantenerlo almacenado indefinidamente.

El líquido de frenos debe ser manejado con precaución, cuide de que no se derrame sobre partes metálicas con pintura, porque la disuelve y provoca la oxidación en el metal de la carrocería. En caso de suceder algún imprevisto, limpie el líquido con un paño y frote varias veces con otro paño humedecido con agua.  Evite el contacto con la piel de sus manos.

MATERIALES

1 litro de líquido de frenos.

Varios paños o trapos de algodón.

1 llave de tubería, cola o corona del tamaño requerido.

1 embudo.

1 manguera plástica del diámetro requerido.

PROCEDIMIENTO

  1. Levante el carro, sobre torres de mecánica automotriz o las ruedas sobre trozos de madera.  Debe haber suficiente espacio para moverse y manipular herramienta  libremente bajo el mismo.
  2. Vacíe el depósito de reserva del líquido de frenos. Esto puede hacerse con una pequeña bomba succionadora manual, idealmente. El mecánico de un amigo mío lo hizo sumergiendo un pequeño paño para absorber el líquido, procedimiento que me pareció inapropiado.  El depósito, generalmente, es de material plástico translúcido, para poder leer el nivel del líquido. Algunos depósitos son fáciles de desmontar y volverlos a poner. Le recomiendo solamente vaciarlo.
  3. Abajo, en cada rueda siga la trayectoria de la manguera que conduce el líquido de frenos y encontrará una pequeña válvula con base hexagonal; con suerte, todavía tendrá un pequeño tapón de hule, a modo de protector contra el polvo, quítelo y guárdelo. Desenrósquela un poco con una llave de tubería o de cola del tamaño APROPIADO. Para no dispersar el líquido de frenos, inserte la boquilla de la válvula dentro de un extremo de la manguera plástica y el otro extremo de la manguera colóquelo en un recipiente adecuado para verter el líquido usado.
  4. Con la ayuda de otra persona, adulta, eliminar un poco el líquido restante bombeando con el pedal del freno.  Ahora que ya no queda ningún residuo en el depósito de reserva, empiece a verter el líquido nuevo a la mitad, en éste; continúe bombeando con el pedal hasta que salga el nuevo líquido, cuidando de que no queden burbujas o espacios de aire. Con el pedal hundido al fondo, apriete la válvula firmemente, limpie los alrededores y coloque el pequeño tapón de hule que sirve de protector contra el polvo.
  5. Repita el mismo procedimiento en las cuatro ruedas.  Vigile que el nivel del depósito siempre contenga suficiente líquido para bombear a cada rueda.
  6. Al finalizar el procedimiento en las cuatro ruedas, lleve el nivel del líquido del depósito de frenos al nivel de “F” full, es decir lleno o “MAX”, máximo.  Usted necesitará aproximadamente entre 0.5 y 0.8 litros del  líquido nuevo.  Más vale que sobre y no que falte.
  7. Encienda el carro y oprima el pedal del freno unas cinco veces; después de esto, el pedal debe sentirse firme, no esponjoso o hundirse con suavidad.  Salga a dar a dar una pequeña vuelta para comprobar fehacientemente el funcionamiento correcto del sistema de frenos. En los días posteriores revise que no haya fuga alguna.

En una entrega futura nos ocuparemos de los cambios de retenedores y empaques de los émbolos en las mordazas de frenos de disco y cambio de bombas auxiliares de los frenos de tambor.

Armando Orenos Ortiz

                                                                                   Magíster en Educación

                                                                                   laorenos@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Más publicaciones

Boletín Mayo 2,022

Te presentamos las mejores herramientas pensadas específicamente para la industria motriz Los cambios en el mercado motriz no solamente abarcan cifras,