fbpx

Tres tecnologías vehiculares Beneficiosas Al Planeta parte 1

Tres tecnologías vehiculares Beneficiosas Al Planeta parte 1

Hoy en día existen muchos avances tecnológicos en la electrónica, la aerodinámica, las estructuras y materiales, y la propulsión, los cuales tienen aplicaciones benéficas en el diseño de manufactura, mantenimiento y operación de los nuevos vehículos.

También existen avances en el desarrollo de combustibles alternos para vehículos automotores, de tal manera que produzcan menos contaminación que los combustibles tradicionales, sin que se modifiquen las ventajas y características deseables de los vehículos actuales.

Entre los avances tecnológicos más importantes en sistemas de propulsión para vehículos automotores se encuentra el uso de tecnologías híbridas, la cual puede utilizar la energía eléctrica en combinación con algún combustible tradicional como la gasolina.

Otras fuentes alternas de energía utilizadas para vehículos son los biocombustibles y las celdas de combustible o celdas de hidrógeno.

1. Vehículos híbridos

El objetivo de las tecnologías híbridas es combinar dos fuentes de energía, de manera que las cualidades de cada sistema sean utilizadas para la propulsión de los vehículos.

Por ejemplo, existen vehículos híbridos que emplean motores eléctricos, los cuales permiten mejorar la eficiencia del combustible tradicional, como la gasolina, agregando más poder durante la aceleración del vehículo y ahorro de energía cuando se frena o se marcha a una velocidad constante.

Un vehículo híbrido pasa de una forma automática de un motor a gasolina a otro eléctrico y viceversa.

Ventajas del uso de vehículos híbridos

  • Un vehículo híbrido puede recorrer el doble de la distancia que uno tradicional con la misma cantidad de combustible tradicional, como la gasolina o el diésel.
  • No tiene el problema de autonomía que tienen los vehículos eléctricos, debido a que cuenta con una fuente alterna de energía de un combustible convencional.
  • Evitan marchas en vacío, ya que el motor se apaga completamente cuando el vehículo está detenido o circula a bajas velocidades, lo que permite el ahorro de combustible.
  • La reducción de emisiones, comparado con un vehículo tradicional, es del orden de 90% para NOx (óxidos de nitrógeno), 70% para VOC (compuestos orgánicos volátiles), 30% para CO (óxidos de carbono) y 100% para material particulado.

En la próxima edición les hablaré sobre los Biocombustibles y el Hidrógeno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción Boletín Mensual