fbpx

Gestionar y dirigir talento marca la diferencia

Los equipos conformados con personas talentosas tienen un gran potencial; pero los equipos que también tienen líderes fuertes que gestionen y dirijan ese talento eficazmente, son los ganadores.
Las personas que conforman la organización determinan el potencial que ésta tiene. Así mismo, la visión elegida y comunicada a las personas determina la dirección en que el equipo se mueve; el entrenamiento y trabajo realizado definen la preparación que el equipo tiene para competir y conseguir resultados y, finalmente, es el liderazgo que dirige al talento el que marca el éxito y la victoria del equipo.
Cuando el objetivo es liderar y dirigir talento eficazmente debemos observar los siguientes factores clave:
Delegar y facultar:
Parte fundamental de dirigir talento es confiar en él y en las personas del equipo. Delegar responsabilidad y otorgar el poder y las facultades para actuar es el inicio de una buena gestión.
Fomentar responsabilidad:
Las personas necesitan, según su tipo, diferentes formas de motivación y parte de ello es ayudarles a encontrar aquello que les hará tomar responsabilidad por su parte en el equipo.
Desarrollar las capacidades personales de cada jugador:
El potencial del equipo está en la combinación del potencial individual de cada miembro del mismo, por eso trabajar con cada persona para que se desarrolle y alcance su potencial es clave para el crecimiento y fortalecimiento del equipo.
Crear cultura de aprendizaje más rápido:
A través del ejemplo y con un modelo de mejora continua se lleva primero a los líderes y luego al resto de personas a un nivel de desempeño mayor.
Con frecuencia se hace necesario reflexionar sobre el hecho de que en las organizaciones fuertes el liderazgo es compartido, ya que no es una sola persona la que se enfrenta a la toma de cada una de las decisiones que corresponde hacer en una organización. En ésta normalmente existen líderes a cargo de dirigir y coordinar funciones específicas necesarias para el trabajo cotidiano del equipo.
Otra reflexión de alta importancia es la que nos sugiere que todos los miembros de la organización son importantes, pero no todos agregan el mismo valor y, por lo mismo, no todos son iguales.
Dependiendo del campo en el cual el equipo requiera moverse, será más relevante y valorada la experiencia y destrezas de aquel miembro que esté más familiarizado con dicho campo.
Por lo tanto, si desea ser más eficaz para gestionar y dirigir el talento de su organización comience por asegurarse de agregar a otros líderes fuertes a su equipo y entrene a las personas para que se conviertan en mejores líderes y colaboradores.
Seguidamente, continúe trabajando con las personas para conocerlas, desarrollarlas y prepararlas con entrenamiento, para poder responder a los retos que la organización enfrenta.
Otórgueles poder y facúltelas para tomar decisiones. Luego déjelos hacer su trabajo.
Alejandro Larrave
alarrave@motoresymas.com

Publicaciones relacionadas

Principales virtudes del ser humano

Recalcamos la importancia que tienen las tres virtudes teologales en la vida del hombre. Son llamadas también virtudes infusas puesto que es Dios quien las

Manejo del estrés

La vida moderna causa que muchas personas vivan estresadas y, para la gran mayoría, esto significa enfermarse o desmoronarse; pero quienes han desarrollado fortaleza mental

Más publicaciones

Boletín Noviembre 2,021

Capacítate en cursos especializados en el sector automotriz ¡Encuentra aquí el curso de tu interés y actualízate!Más Información Conoce sobre

Boletín Octubre 2,021

Capacítate en cursos especializados en el sector automotriz ¡Encuentra aquí el curso de tu interés y actualízate!Más Información Soluciones efectivas