fbpx

7 llaves para una vida plena

7 llaves para una vida plena

SILVIA 1 83¿Qué pasaría si pudiéramos tener todas las llaves para abrirnos las puertas de una vida plena? sin  problemas con los demás, ni crisis de ningún tipo, ni ansiedad, ni depresiones, ni adicciones, para poder aguantar la dureza de la visa sin quebrantarnos

Todo acontecimiento de nuestra vida lo hemos co-creado con los demás, a partir de todas nuestras decisiones y acciones, aunque no siempre sabemos conscientemente cuáles decisiones son las que nos han llevado a cada situación.

Lo primero que hay que entender es que la vida es un lugar ordenado por leyes naturales y, para aprender a crear la vida que queremos, primero hay que saber bajo qué leyes se rige y qué clase de ser somos.

Siendo muy realistas, tenemos que entender que no se puede cambiar una vida caótica en una armónica de la noche a la mañana sin esfuerzo, hay que trabajar primero en generar las destrezas necesarias para lograrlo.

LLAVE SILVIA 83Por experiencia propia y la de algunas personas a las que he tenido el privilegio de apoyar para crecer, hay 7 principios que una persona debe dominar para poder crear una vida plena… 7 llaves que abren las puertas de distintos niveles de bienestar.

Éstos actúan en la vida de las personas dándole forma a su realidad de acuerdo a la habilidad con que los apliquen a su vida cotidiana.

En éste artículo les presento la primera de esas llaves…

 

Llave#1: Conocimiento de las leyes naturales que rigen la vida

“Para abrir la puerta hacia la creación consciente de nuestras condiciones de vida.”


1. Ley de perpetua transmutación

Todo está en perpetuo cambio, pues todo en el universo está hecho de energía que de acuerdo a su densidad notamos o no en su forma física dentro del ambiente. Esto no corresponde más que a una realidad que la física cuántica ha puesto a nuestro alcance en los últimos años, pero que aún si no supiéramos de ella sería real.

2. Ley de causa y efecto

A toda acción u omisión de la misma (causa), corresponde una reacción (efecto).

3. Ley de vibración y atracción

Todos los objetos, pensamientos y personas poseen una frecuencia de vibración, que de conformidad al magnetismo generado por la energía, atraerá hacia sí eventos, personas y objetos de la realidad externa del individuo.

4. Ley de relatividad

Nada es pequeño o grande, lindo o feo, en sí mismo sino únicamente en comparación a algo. Necesitamos aprender a relacionar las cosas de manera que ofrezcan una perspectiva positiva a nuestra mente para no atraer sucesos indeseables a nuestra vida.

5. Ley de los opuestos

Todo tiene un equivalente opuesto y la cualidad de vibración que crearemos dentro de nosotros a partir de relacionarnos con los demás depende de en qué ponemos nuestra atención. Para poder atraer siempre eventos agradables tendremos que desarrollar la capacidad de enfocarnos en lo armónico todo el tiempo, de no ser así quedaremos sujetos a la fluctuación constante de nuestros puntos de vista.

6. Ley de género

Todas las cosas se componen de “semillas mentales” que necesitan ser “fertilizadas” por otros pensamientos para poder darle vida a proyectos creativos. Por lo que será necesario cultivar para cada situación, los medios necesarios para que pueda manifestarse a su debido tiempo.

7. Ley de ritmo

La vida fluye en ciclos de crecimiento ordenados que se pueden observar en la naturaleza con sus características peculiares. De esta manera, el paso de las estaciones no sólo afecta a los animales y las plantas, sino en nuestra propia mente, impulsándonos a crecer y a ampliar nuestra consciencia a través de cambiar el estatus que de las cosas con la llegada del caos. Tener hábitos que favorezcan la expansión de la conciencia, promedio de la apertura al conocimiento y la práctica objetiva del mismo para esclarecer con discernimiento el tema de nuestro ciclo de crecimiento, lo es todo para asegurar que en vez de amargura cosecharemos expansión de poder.

 

Al esclarecer las leyes naturales que nos rigen y rigen el funcionamiento de toda la vida alrededor nuestra, nos empoderamos para saber de qué manera actuar para conseguir las metas que nos proponemos.

De otra forma, podemos pasar por alto decisiones y acciones críticas que tomamos a diario, que sumadas, producen más situaciones de las que a veces alcanzamos a notar.

 

Cosecuencias de no tener este conocimiento:

  • Ineficacia para hacer cambios que son necesarios para evitar situaciones desagradables en nuestra vida.
  • Sensación de ser victimizado por la vida.
  • Ansiedad de lo que podría pasarnos.
  • Adicciones para sobrellevar la presión de no poder influir.
  • Depresión por sentir que no podemos dejar los círculos viciosos de nuestra vida.

Todo problema que enfrentamos en la vida empezó alguna vez entre la variada gama de decisiones que teníamos frente a nosotros, sin que supiéramos realmente todo lo que iban a desencadenar.

COSMO SILVIA 83Cuando nacimos no teníamos ni idea de quienes éramos o qué estábamos haciendo aquí, mucho menos teníamos entendimiento de qué clase de lugar es este.

La vida tiene sus peculiaridades y leyes naturales que mantienen el orden, entenderlas desde temprana edad nos puede ahorrar mucho desgaste a lo largo del camino y ofrecernos el poder de crear la clase de vida que más agradable nos resulte, pero nunca es tarde para entenderlas, pues todo el funcionamiento de la vida se rige por ellas.

Sentirse seguro en un mundo como este, no se alcanza sino teniendo una noción clara de las leyes que operan en él y de cómo trabajar en armonía con ellas, para que podamos sentirnos confiados de tener las riendas de nuestra vida en lugar de sentir que “nos lleva la corriente”.

En mi experiencia, las personas terminan obsesionándose con tratar de controlarlo todo y a todos en ausencia de esta consciencia, puesto que su sensación de seguridad se vuelve dependiente de ello y se resignan a vivir vidas sumergidas en un miedo que parece opacar su felicidad y que, en ocasiones, llega incluso al grado de provocarles deficiencias de salud junto con una forma destructiva de comportarse en busca de esa seguridad.

Por el contrario, las personas que conocen bien estas leyes no se inquietan a extremo por ningún cambio en su vida,
pues saben que se puede salir delante de cualquier cosa con solo entender en qué clase de proceso están.

Se sienten parte de un sistema universal que les apoya para alcanzar sus metas y cuando mucho experimentan el natural ajuste que toma el que todo ser tenga el mismo derecho y poder que nosotros.

Este conocimiento bien aplicado puede revolucionar nuestra vida.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción Boletín Mensual