92 Marzo
2016

¿Qué es Tribología?

tribologia

En sí, la Tribología correspondería como algo novedoso, pero solamente como término, ya que el interés del hombre en el tema relacionado con esta disciplina existe desde culturas ancestrales. Se sabe que las “brocas” formalizadas durante el período paleolítico para perforar agujeros, eran “fijadas” con rodamientos hechos de cornamentas y/o huesos.
Documentos históricos manifiestan la usanza de la rueda desde el año 3500 a.C., lo cual enseña el interés del ser humano por reducir la fricción, cuando tenían que trasladarse o mover cosas pesadas. Los egipcios tenían el suficiente conocimiento sobre el rozamiento y los lubricantes, para dejarlo documentado en los murales y jeroglíficos que muestran como se transportaban grandes bloques de piedra para la construcción de monumentos, utilizando agua o grasa animal como lubricante.
El artista y científico, Leonardo Da Vinci, fue el primero que postuló algo sobre la fricción; él dedujo una de las leyes que rigen el movimiento de un objeto rectangular deslizándose sobre una superficie plana, también, fue el primero en implantar el concepto del coeficiente de fricción. Desafortunadamente sus escritos no fueron publicados, sino hasta cientos de años después.
Fue en 1699 que el físico francés Guillaume Amontons redescubrió las leyes de la fricción al ensayar el deslizamiento entre dos superficies planas. Muchos otros descubrimientos sobrevinieron a lo largo de la historia referente al tema, como Charles Agustín de Coulomb, Robert Hooke e Isaac Newton, entre otros.
Al nacer la revolución industrial el adelanto tecnológico de la maquinaria para fabricación prosperó rápidamente. El uso de la potencia del vapor fortaleció nuevas técnicas de producción, en los inicios del siglo XX, el conocimiento de todas las áreas de la tribología se expandió rápidamente.
La Tribología está vigente en prácticamente todos los semblantes de la maquinaría, motores y componentes de la industria en general.

 

bodegon tribologia

 

Los componentes tribológicos más comunes son:

  • Rodamientos
  • Frenos y embragues
  • Sellos
  • Anillos de pistones
  • Engranes y Levas

Su estudio debe traer o presentar las siguientes mejoras o beneficios:

  • Ahorro de materias primas
  • Aumento en la vida útil de las herramientas y la maquinaría
  • Ahorro de recursos naturales
  • Ahorro de energía
  • Protección al medio ambiente
  • Ahorro económico

De acuerdo con algunos datos tasados, las pérdidas consiguientes por la ignorancia en tribología en los Estados Unidos figuran aproximadamente el 6% del total del producto bruto ($200 billones de dólares por año en 1966). Por esto, la importancia de la reducción de la fricción y el desgaste para un ahorro de dinero y una mayor vida útil a largo plazo de la maquinaria.
Según el reporte industrial de 1976 sobre la industria en el Reino Unido, se podría ahorrar aproximadamente 500 millones de libras esterlinas al año, y los Estados Unidos alcanzarían a ahorrar hasta 16 billones de dólares al año utilizando mejores prácticas tribológicas. Este ahorro es propio y puede obtenerse sin hacer una gran inversión.
Estudios realizados a través del mundo por miembros de distintas universidades u organizaciones dedicadas a este campo en específico, han revelado que un tercio de la energía mundial que se consume es debido a la fricción o rozamiento. Esto nos da una dimensión de la importancia que tiene prestar un especial cuidado para mejorar las condiciones de rozamiento y para disminuir la pérdida de energía, con lo cual se espera reducir los costos del consumo.
Las consecuencias del rozamiento son el calentamiento y el desgaste de las superficies y zonas en contacto. Ninguno de estos fenómenos es deseable y deben de mantenerse dentro de límites permisibles.
El rozamiento, a través del calentamiento, produce una transformación de energía en energía térmica la cual se toma como una “pérdida de energía”. El desgaste origina la lesión de materia y posteriormente una potencial rotura de los componentes de la máquina.
Es muy importante tener en cuenta que la fricción no se puede evitar, pero sí se puede minimizar, utilizando lubricantes adecuados, no sólo por su calidad, sino su correcta selección y el tratamiento adecuado de las superficies en contacto.

 

———————————–

Ing. Leonel Gamboa
Consultoría y Capacitaciones en Mantenimiento
g.tribologia@gmail.com

Deja tu comentario!