fbpx

Lo que parece “El problema” es, más bien, “El síntoma”…

Lo que parece “EL PROBLEMA” es, más bien, “EL SÍNTOMA”…

^EFCCC8543281CEA10EDFEADCCBE1DDA1E6E5BD0429CAB009D5^pimgpsh_fullsize_distrEn nuestra vida suele haber siempre alguna medida de caos y controversias; esto no significa que tengamos que conformarnos simplemente con vivir así si no nos gusta del todo.

La verdad es que es posible que se haya tratado e incluso fracasado varias veces en corregir ciertas situaciones, pero eso no quiere decir que son irremediables. Lo cierto es que en este mundo uno puede elegir vivir como espectador o como protagonista de su vida.

Quizás no tengamos la misma cantidad de poder sobre las cosas todo el tiempo, pero por mínimo que sea, siempre hay algo que podemos hacer al respecto de los problemas y contingencias que nos acontecen para mejorarlas gradualmente.

¿EN QUÉ ME BASO PARA DECIR ESTO?

Básicamente, en mi conocimiento sobre una ley natural de mucho peso en este mundo: LA LEY DE CAUSA Y EFECTO, que implica que a toda acción corresponde una reacción.

Por ende, todo acontecimiento de nuestra vida lo hemos cocreado con los demás a partir de todas nuestras decisiones y acciones.

No me refiero a que con sólo desearlo podremos cambiar todo; se requiere un poquito más… Es necesaria conciencia plena de todas las causas que le dan origen a la situación que queremos cambiar.

Es allí donde generalmente todos nos perdemos por un tiempo (incluyéndome), pues a veces sólo conocemos algunas cuantas de las causas.

La mayor parte de las veces, lo que resulta muy estresante y caótico no es el problema real, sino el síntoma de éste.

Y tratamos de hacer cambios sin tomar en cuenta las causas originales que le dieron vida a la situación que nos desagrada.

En algunos problemas, de hecho, intervienen varias causas y no sólo una; siendo algunas de ellas secuencias de acciones y no una sola acción, por lo que cambiar puede convertirse en todo un proceso.

¿Y qué pasaría si pudiéramos tener todas las llaves para abrirnos las puertas de una vida sin problemas con los demás, sin crisis de ningún tipo, ni ansiedad, ni depresiones, ni adicciones para poder aguantar la dureza de la vida sin quebrarnos?

Siendo muy realistas, tenemos que entender que no se puede cambiar una vida caótica en una armónica de la noche a la mañana ni sin esfuerzo.

Lo que sí puedo asegurar, por experiencia propia y la de algunas personas a las que he tenido el privilegio de apoyar para crecer, es que de trabajar en los 7 principios que detallo a continuación, nuestras vidas pueden mejorar severamente.

¿Cuánto?… siempre proporcional al esfuerzo y perseverancia que cada quien ponga.

1. Conocimiento de las leyes naturales que rigen la vida.

Necesitamos tener claro la clase de ser que somos y las leyes naturales que rigen nuestro funcionamiento y el del de mundo en que vivimos, para ser capaces de crear la vida que queremos, en lugar de la que por inercia crearemos si no las conocemos.

2. Inteligencia emocional.

Tomar la responsabilidad de nuestras emociones y ser capaces de dejar de vivir en reacción a todo para convertirnos en alegres criaturas creciendo.

3. Asertividad.

Tener un código de valores sin distorsiones, nos ayudará a tomar nuestras decisiones del día a día con mayor asertividad y ser causantes de mejores situaciones.

4. Resolución de crisis.

Con cierto método, podemos convertir las crisis en un trampolín para crecer.

5. Resolución de conflictos.

Ninguna relación puede sobrevivir sin la habilidad para abordar conflictos sanamente.

6. Intuición.

Aquel que sabe escuchar su intuición jamás estará perdido permanentemente; por el contrario, será guiado a su máximo potencial.

7. Liderazgo.

En la medida que estemos dispuestos a asumir responsabilidades y tomar las riendas de nuestra vida, respetando a los demás y a nosotros mismos, aprenderemos lo necesario para alcanzar nuestro máximo potencial.

Silvia Larrave

Del libro “Ecuanimidad, en busca de

la liberación del sufrimiento”

info@slarrave.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción Boletín Mensual