fbpx

Flexibilidad: la llave de la puerta a la creatividad y el discernimiento.

Podemos definir la rigidez por su cualidad física de “convertir un objeto en algo –sólido e inamovible-” sin embargo, en el contexto de las personas de éxito –la rigidez de la que hablamos aquí es- “rigidez mental” y es un problema muy común…

Verás, muchas personas tienen el problema de creer que sus ideas son –absolutas verdades- sin entender de dónde sacaron tales ideas, las defienden incluso a costa de derramamiento de sangre, seguros de que son los absolutos poseedores de la única e incuestionable verdad en el mundo. El problema no es “lo que se piensa” sino pensar que la única manera válida de pensar es la forma en que pensamos nosotros mismos. En realidad si lo piensas por un rato te darás cuenta que tu manera de pensar –sea la que sea- proviene de tu historia y de todos los personajes con los que has interactuado en ella; y no voy a discutir contigo si crees que hay cosas en las que ni siquiera quieres entrar a cuestionarlas porque se “te enseñaron” como “sagradas”, “incuestionables” o “absolutas”, tan solo quiero que notes que si tu historia o los personajes hubieran sido otros, entonces tu manera absoluta de pensar también lo sería y que tus incuestionables verdades son a lo mejor relativas a ello.

Ni siquiera lo que piensas que “ERES” es realmente tan incuestionable como crees, pues apenas una parte de ti reside en la mente “consciente”; de la otra parte ni siquiera estás enterado realmente porque pertenece al reino de el “inconsciente”.

Las ideas con las que te identificas como “identidad” son sólo eso: ideas que te formaste en tu niñez sobre la manera en que se percibía lo que otros te decían o hacían sentir con respecto a tu valor o tu interesada actitud para con ellos donde les planteabas la posibilidad de complacerlos adaptando tu forma de ser a ser, reducida a aquellas conductas con las que recibieras atención y que remodelaste constantemente tratando de “deshacerte” de aquellas tendencias que pensaste que te serían reprochadas, te traerían castigos o rechazo. Ni siquiera eso que piensas de ti mismo es absolutamente cierto. Entonces, ¿Cuál es tu escusa para ser rígido?

El tema es que si eres rígido siempre estarás en constante colisión con las ideas de las demás personas y estarás todo el tiempo dejando que tu universo actual de ideas tengan preso tu mundo, por limitarlo a esas formas de pensar en exclusiva sin siquiera escuchar ideas diferentes y te resistirás tanto a lo nuevo que te podrás transformar en, algo así como, “un mueble viejo y anticuado” mentalmente hablando.

Admitámoslo: el asunto es claro… todos los problemas que hay en nuestra vida actualmente son la consecuencia de las acciones que hemos tomado en el pasado a raíz de esa manera de pensar que tenemos. Si jamás la cuestionas, entonces estarás siempre condenado a repetir indefinidamente tus errores de siempre y, aunque creas que hay cosas que nada tienen que ver con otras, te aseguro que el universo de causas que contiene cada asunto en tu vida es interminable, tanto en aspectos como en la línea de tiempo, porque todo, nos demos cuenta o no está correlacionado. De esta manera hasta el estrés que crees que es inevitable o la enfermedad que padeces crónicamente se remontan a tu actitud a la vida y ésta a su vez, a los pensamientos que siempre manejas en torno a ciertas cosas. Las personas de éxito no son rígidas sino flexibles.

La flexibilidad es una virtud muy importante; determina tu capacidad de abrirte ideas a las que no has sido expuesto antes y te concede el permiso para ajustar tus planes, tus acciones y opiniones cada vez que lo necesitas y como lo más importante TE ABRE A LA CREATIVIDAD. Con ella tienes permiso para exponerte a TODOS LOS ÁNGULOS de un mismo asunto, sin sentirte amenazado o confundido, sino apenas agraciadamente enriquecido por las ideas que descubras como válidas en la práctica. ¿De qué otra manera podrías formarte un criterio válido de las cosas? Para formar tu criterio, en realidad necesitas ser capaz de ver las cosas desde muchos ángulos, sin cerrarte a uno u otro, sólo porque si no es como tú lo creías te sentirás demasiado apesarado o tendrás que cambiar tu vida de acuerdo a lo que descubras. Además, muchas cosas se han hecho durante siglos de la misma manera, pero no porque fueran valiosas, sino por falta de creatividad para inventar formas nuevas. Que pena desperdiciarse así, cuando la creatividad es una de las características únicas de la raza humana y la que provee de soluciones y formas nuevas.

Posiblemente sonríes ahora, pero te aseguro que la mayor parte de las veces, las personas prefieren vivir en la realidad que construyeron en su mente, que en la que hay realmente frente a ellos. Este suceso se ve agravado si el tema de exponerse a ideas nuevas suena como una especie de “pecado” o algo así, pues entonces por miedo simplemente, ni siquiera intentarán abrirse a nada. La verdad es que las cosas “verdaderas” siempre resisten las pruebas y las “falsas” siempre fallan. Entonces ¿A qué le tienes tanto miedo?, ¿acaso podríamos estar perdidos en una idea falsa para siempre?… la respuesta es: sólo si piensas rígida e incuestionablemente tus ideas. Así que si crees estarte protegiendo de “algo” con tu actitud rígida, mejor piénsalo dos veces… tal vez el equivocado seas ¡tú! En todo caso al defender una idea mantén en mente que es un asunto de inspiración ideológica y no un combate de ideas para probar nada.

Esto de la flexibilidad a veces suena peligroso, pero es porque frecuentemente al exagerar esa virtud la convertimos en un defecto. Si uno analiza el exceso de flexibilidad, tiene en cuenta que su expresión se da como un exceso de apertura y disposición a “aceptar como verdadero” todo lo que otros nos sugieren.

Ese es el verdadero problema y la verdad, las causas más posibles para caer en esto es la baja autoestima que puede estar padeciendo la persona por lo que decide que lo que otros piensan debe ser “mejor” o “más atinado” que lo que ellos mismos son capaces de pensar y entonces, desperdician sus capacidades analíticas por sentirse tan impotentes o insignificantes que no son capaces de considerar que a lo mejor, simplemente con suficiente tiempo de análisis y meditación pueden descubrir “la realidad de esos asuntos” por sí mismos y por ende, construir su propia habilidad de discernimiento.

La virtud de la flexibilidad sólo puede florecer en la autoestima saludable de una persona que está lo suficiente madura y completa, como para ser “su propia autoridad” sin convertir esa característica en “una identidad” para no tornarse en arrogante y rígido.

Las virtudes que tienen todas las personas de éxito.

DEFECTO POR AUSENCIA
Cobardía

EQUILIBRIO/VIRTUD
Valentía

DEFECTO POR EXCESO
Exceso de Temeridad

Publicaciones relacionadas

Principales virtudes del ser humano

Recalcamos la importancia que tienen las tres virtudes teologales en la vida del hombre. Son llamadas también virtudes infusas puesto que es Dios quien las

Manejo del estrés

La vida moderna causa que muchas personas vivan estresadas y, para la gran mayoría, esto significa enfermarse o desmoronarse; pero quienes han desarrollado fortaleza mental

Más publicaciones

Boletín Noviembre 2,021

Capacítate en cursos especializados en el sector automotriz ¡Encuentra aquí el curso de tu interés y actualízate!Más Información Conoce sobre

Boletín Octubre 2,021

Capacítate en cursos especializados en el sector automotriz ¡Encuentra aquí el curso de tu interés y actualízate!Más Información Soluciones efectivas