fbpx

De resultados promedio a resultados de alto desempeño

Todo se puede medir, y si se puede medir se puede mejorar. El tiempo avanza y constantemente debemos pensar: ¿Cómo puedo mejorar este resultado?…

No esperemos a que llegue el fin de mes o el fin de año para saber si nos fue bien o mal, porque podría ser demasiado tarde para corregir la metodología que utilizamos y consecuentemente los resultados.

En el siguiente esquema está la primera etapa de cómo de pasar de resultados promedio a resultados de alto empeño.

Lo explicaré de derecha a izquierda.

PASO UNO: RESULTADOS

En una hoja de papel en blanco haga un examen de conciencia y evalué de uno a diez, cómo se encuentra usted hoy en día en las diferentes áreas de su vida: en su trabajo, familia, salud, etc. Si está satisfecho asigne 10 puntos, si está medianamente satisfecho, asigne de 6 a 8 puntos y si no está conforme, menos de 5 puntos.

Si logra obtener 10 puntos en todas las áreas, felicitaciones, ahora sólo le toca luchar por mantenerse. Si por el contrario, obtiene en una o más áreas, menos de diez puntos es necesario seguir al paso dos.

PASO DOS: ACTIVIDADES DIARIAS

Analice determinadamente qué actividades diarias realiza en cada una de las áreas. Éstas son de las causantes de los buenos o malos resultados. Siga anotando en la página en blanco estas actividades.

PASO TRES: HÁBITOS

Un hábito es aquello que realizamos inconcientemente, es decir, no pensamos dos veces cómo se hace o cuándo, simplemente lo hacemos. Por ejemplo: cepillarnos los dientes, bañarnos, manejar bicicleta o un automóvil, etc., muchas de nuestras actividades diarias se han convertido en un hábito precisamente por la repetición constante. Muchos de estos hábitos no son los mejores y afectan nuestros resultados. Por ejemplo: malos hábitos alimenticios y falta de ejercicio dará como resultados problemas de salud. Poca comunicación con nuestra pareja o hijos, falta de atención o falta de dedicación en tiempo de calidad, dará como resultado problemas familiares. Falta de superación profesional y preparación constante en nuestra área de trabajo, dará como resultado, pocas oportunidades para tomar un mejor puesto de trabajo o una mejora salarial.

PASO CUATRO: PRINCIPIOS, VALORES Y CREENCIAS

Muchos de nuestros hábitos se han formado por nuestras creencias, principios y valores. Por ejemplo, si he crecido con el principio del respeto a la vida, no le voy a hacer daño a mis semejantes. Si uno de mis valores es ser honesto y sincero, actuaré e base a estos valores arraigados en mi mente y corazón. De la misma forma, las creencias nos dirigen cuando actuamos. Si creo que hacer ejercicio y llevar una alimentación sana no tiene nada que ver con mi buena salud, no realizaré ninguna actividad que controle ni mi alimentación o que me motive a la ejercitación de mi cuerpo.

PASO CINCO: FAMILIA, PROFESORES, AMIGOS, JEFES

Nuestros principios, valores y creencias se han arraigado en uno, por la influencia de familia, maestros, amigos y jefes. Han influido para que crea o no, en ciertas premisas, practique o ignores ciertos valores. Mucha de esta influencia pudo haber sido positiva y puede que otra no.

PASO SIES: LA PERCEPCION

La influencia de estas personas ha ingresado a nuestra mente por nuestros sentidos: la vista, el oído, el olfato, etc., se ha grabado, como quien graba un cassette o escribe una carta, y entre más se haya repetido el mensaje, más arraigado está en nuestro cerebro y en nuestro actuar. Los libros, audios, películas, etc., también han influido en esta programación mental para bien o para mal.

EL GRAN CAMBIO PARA MEJORAR NUESTROS RESULTADOS

Los pensamientos determinan nuestra forma de actuar, y esta forma de actuar al ser repetitiva se convierte en hábitos. Estos mismos han llevado tiempo, pero se pueden corregir, principalmente los que no estén dando los resultados deseados. Estoy seguro que la pregunta que se estará haciendo es ¿Cómo? Y la respuesta es: al igual que una computadora, REPROGRAMANDO NUESTRA MENTE.

Se debe realizar un plan para corregir nuestra forma de pensar, en base a nueva creencias, principios o valores, para cambiar nuestros hábitos con actividades diarias diferentes, para mejorar nuestros resultados y así pasar de resultados promedios a resultados de alto desempeño.

Oswaldo Morales

Publicaciones relacionadas

Principales virtudes del ser humano

Recalcamos la importancia que tienen las tres virtudes teologales en la vida del hombre. Son llamadas también virtudes infusas puesto que es Dios quien las

Manejo del estrés

La vida moderna causa que muchas personas vivan estresadas y, para la gran mayoría, esto significa enfermarse o desmoronarse; pero quienes han desarrollado fortaleza mental

Más publicaciones

Boletín Noviembre 2,021

Capacítate en cursos especializados en el sector automotriz ¡Encuentra aquí el curso de tu interés y actualízate!Más Información Conoce sobre

Boletín Octubre 2,021

Capacítate en cursos especializados en el sector automotriz ¡Encuentra aquí el curso de tu interés y actualízate!Más Información Soluciones efectivas