fbpx

Sidecar

Sidecar es una palabra inglesa compuesta por 2 palabras: side (lado) y car (carro). Se trata de un invento, casi tan antiguo como la propia moto, y su paternidad es disputada por franceses e ingleses. Lo cierto es que se popularizó tras la I Guerra Mundial, cuando los ejércitos alemán, francés y británico adoptaron masivamente el sidecar al que acoplaban una ametralladora con el objeto de acompañar a los soldados de infantería.

Entre 1950 y 1980, el precio de los automóviles era prohibitivo para una gran parte de los europeos, así que muchos optaron por la moto con sidecar, un medio más económico y muy versátil, que permite transportar a tres personas o trasladar pequeños bultos. Tras la crisis de los 70, con la mejora de la economía y el abaratamiento de los automóviles, el sidecar quedó relegado a las capas de menor poder adquisitivo de la población o a los nostálgicos y coleccionistas.

El sidecar se une a la parte inferior del chasis de la moto, mediante una barra metálica rígida y otra barra telescópica, a veces dotada de un amortiguador, que le permite bascular independientemente de la moto. También hay algunos modelos de sidecars flexibles, que se inclinan en el mismo ángulo que la moto facilitando mucho su conducción.

El peso oscila entre los 35 y los 60 kilogramos, dependiendo del modelo, y disponen de un pequeño maletero de unos 50 litros tras el respaldo del asiento. Es habitual que dispongan de parabrisas y de un toldo o capota para proteger al pasajero en caso de lluvia. El tamaño y peso del sidecar debe ser siempre proporcional al de la moto, ya que resulta muy complicado y peligroso conducir una moto pequeña y de escasa potencia con un sidecar grande y sobrecargado.

En la parte delantera debe llevar un intermitente amarillo. Por tanto, es necesario realizar las conexiones eléctricas a los mandos del manillar y a la batería de la moto.

Opcionalmente, puede llevar luces antiniebla delantera y trasera, reflectores laterales no triangulares, pide vías y luces de emergencia. No es obligatorio que la rueda del sidecar lleve freno, aunque es habitual incorporarlo por seguridad.

Entre las marcas más conocidas destacan la rusa Ural, la alemana Dneper, la británica Royal Enfield o la china Chang Jiang. La mayoría se limita a fabricar réplicas de motos históricas. Concretamente, la mítica Harley Davidson fabrica sidecares para dos de sus modelos más grandes, los Touring, aunque se pueden adquirir solamente en el catálogo de Estados Unidos.

Los precios de estas joyas, fabricadas de forma artesanal por encargo, oscilan entre 6,000 y 11,000 euros. Los sidecares, entre 600 y 2,000 euros aproximadamente.

 

 

Publicaciones relacionadas

Land Rover, de Tosco a Lujoso

Esta marca inglesa tiene sus inicios durante la época de la post guerra británica, a finales de la década de los 40 y en medio

SEAT, desde España hasta Alemania

Seat Sociedad Anónima es una empresa española, sus siglas significan Sociedad Española de Automóviles de Turismo, fue fundada por el Instituto Nacional de Industria en

El Tercel y el Yaris

En 1978 hubo un nuevo integrante en el mercado automovilístico, se lanzó el Toyota Tercel, un sedán compacto que estuvo en las líneas de producción de TMC (Toyota Motors Corporation)

La historia de Mitsubishi

Mitsubishi es conocida como la primera empresa japonesa en fabricar vehículos en serie, es decir, mediante una producción continua. Al inicio, se dedicó a fabricar motores para avión, demandados por

Más publicaciones