fbpx

LLAVE #1 Conocimiento de las Leyes Naturales que Rigen la Vida 3a. Parte

LLAVE #1 Conocimiento de las leyes naturales que rigen la vida 3a. parte

Los Mecanismos De Defensa De La Mente

Es crítico entender que estamos limitados para comprender el mundo y lo que nos rodea por nuestra PERCEPCIÓN (función mental), la cual está regulada por mecanismos de defensa propios de la mente.

Estos mecanismos regulan la cantidad de dolor con la que nos podemos enfrentar ante una pérdida.

Siendo natural el dolor físico en las personas, el dolor emocional puede incluso sobrepasar los niveles que la mente puede tolerar para sobrevivir; por eso, aunque estos mecanismos de defensa son probablemente un estorbo para el proceso de evolución, maduración y aprendizaje del individuo, son de hecho, la garantía de que podrá continuar su camino hasta que tenga suficiente fuerza para enfrentar las verdades y el cambio.

La percepción no es objetiva, está formándose todo el tiempo por los 5 sentidos físicos, la memoria de experiencias anteriores y su carga emocional respectiva, así conceptos e incluso teorías que construimos a partir de nuestra imaginación, que son apenas una colección de ideas que consideramos como la representación de lo que algo ES.

Estas ideas, incluso, nos pueden haber sido inculcados por alguien más y contener una definición incompleta o poco objetiva de los factores que definen la situación u objeto que vemos frente a nosotros.

Podemos tener conceptos distorsionados de las cosas cuando las experiencias pasadas influyen en nuestro consciente para “describir” lo que estamos viviendo, por no haber diferenciado entre cosas que son hechos y porque en la mente todo lo que amenace a la concepción de nosotros mismos (ego) puede ser filtrado por mecanismos de defensa, simplemente, para evitarnos dolor mayor al que estamos en capacidad de soportar en ese momento.

Los mecanismos de defensa de la mente son inconscientes y tienen como propósito preservar a las personas de descargas emocionales que exceden su capacidad de manejo de duelos.

Así de simple… si, por ejemplo, yo me considero a mí mismo como una muy buena persona, incapaz de tolerar la culpa ante un acto de desacierto en mis decisiones, mi mente me someterá a una limitación en mis percepciones, a manera de preservarme de entrar en contacto con ideas que me causarían un gran dolor (más del que puedo manejar) si descubriera que en realidad soy imperfecta y, por lo mismo, mi bondad lo es, así como mi capacidad de decidir siempre asertivamente.

 

La Lista De Mecanismos De Defensa Más Importantes Incluye:

1. NEGACIÓN:

Un estado de trauma en el que se niega lo que está ocurriendo, se pretende invalidar la veracidad de lo que se está viendo o se niega el dolor que se siente y/o las repercusiones que aquello tendrá en nuestra vida. Por ejemplo, cuando una mujer es golpeada físicamente por su pareja, pero no logra enfrentar el hecho de que no es amor lo que a él lo induce a golpearla.

2. RACIONALIZACIÓN:

Usaremos teorías de posibilidades, aunque sean remotas, pero suenan lógicas, para evitar verdades que nos resultan inconvenientes. Este mecanismo es parte de la negación, pues funciona a partir de convertir la lógica en una herramienta para sugerir otra posible realidad. Piense en un momento cuando haya usado la razón para decir que podía haber otra explicación a los sucesos en su vida, aun si todas las demás personas le insistían en una realidad que usted no quería o podía ver.

3. LA REPRESIÓN: 

La represión es un mecanismo de defensa que usamos para suprimir comportamientos que nos resultan inapropiados para poder adaptarnos a las expectativas de nuestro entorno. La represión y la vergüenza vienen de la mano y, con el tiempo, se pierde conciencia de lo que se ha reprimido a conveniencia de poder conservar intacto nuestro ego, pero en realidad, nada que se reprima se puede contener para siempre y tarde o temprano inconscientemente se nos sale.

4. PROYECCIÓN:

Cuando una persona está dominada por la represión, la proyección es inevitable. La proyección entra a funcionar cuando la represión ya no es eficaz, atribuyendo a los demás las mismas características nuestras (o sus opuestos) que consideramos indeseables.

5. LA CONVERSIÓN: 

Convertimos la emoción que está prohibida o nos causa vergüenza en un sentimiento más aceptable o soportable, tolerado por la gente en el entorno. Por ejemplo: un niño convertirá el enojo en tristeza, si en su casa es tratado con tanto rigor que expresar la ira podría acarrearle demasiados problemas.

6. CONVERSIÓN SOMÁTICA:

Las necesidades emocionales y los sentimientos pueden transformarse en enfermedades físicas cuando no se le da ninguna vía de expresión a la situación o se hace, pero de manera insuficiente.

Se pone de manifiesto en personas que están enfermas de algo todo el tiempo y que no son eficaces en expresar o resolver sus problemas.

Con tanto mecanismo de defensa, si somos muy rígidos al pensar seremos fácilmente víctimas de distorsión en nuestra percepción a raíz de estos.

Sin embargo, se puede aprender a controlar los mecanismos a desarrollar virtudes como la valentía, la honestidad y la objetividad que jugarán un papel clave en la forma de desenlace que tomen estos mecanismos en nuestra vida.

Haríamos bien en no considerar verdadera cualquier idea que viene como primera impresión a nuestra mente y aprender a cuestionar nuestros propios pensamientos.

Fijarnos que muchas veces la información con la que contamos para definir una situación es incompleta y podemos estar “rellenando” esta ausencia de información con la imaginación y siendo víctimas de la distorsión que ello causa.

Silvia Larrave Del libro “7 llaves para acceder a una vida plena, por Silvia Larrave” info@slarrave.com

Compartir esta publicación