66 Enero
2014

¿UTILIZO AGUA O UTILIZO LÍQUIDO REFRIGERANTE?

El líquido refrigerante tiene propiedades de antioxidante y puntos de ebullición superiores a los del agua, ayudando así a que el sistema de refrigeración funcione de manera eficiente. Por esta razón no es aconsejable suministrar agua ni las mezclas entre agua y líquido refrigerante. Sólo se debe administrar el líquido aconsejado por el fabricante o líquidos refrigerantes de altas propiedades.

En el caso contrario, si usas agua en el sistema de refrigeración de tu vehículo, se pueden generar partículas que pueden obstruir el flujo de sistema y exponerlo a presiones y excesos de temperaturas; esto sin contar con la generación de corrosión dentro del sistema de enfriamiento.

Aunque el líquido refrigerante es más efectivo a la hora de cumplir su función, puede causar daños en el sistema de refrigeración, si el vehículo ha utilizado agua durante largo tiempo. Si utilizas agua en el vehículo, debes realizar un chequeo completo de tu vehículo para saber si es pertinente hacer el cambio. Lleva tu vehículo a revisión por manos expertas, antes de hacer este cambio.

Las instrucciones del fabricante de tu carro, que vienen en el manual del propietario del vehículo, especifican qué tipo de líquido es el que debe usarse. Generalmente, el líquido refrigerante debe utilizarse sólo en los carros que lo usan desde fábrica. La razón es que este compuesto, que puede limpiar los ductos por los que pasa, puede también desprender fragmentos de óxido de las partes metálicas en los vehículos que antes usaban agua, lo que posteriormente obstruye el paso o rompe elementos blandos en el motor, como sus mangueras.

Algunas preguntas frecuentes relacionadas al tema:

agua

¿Se pueden mezclar?

Sí, pero sólo en caso de una emergencia (por ejemplo, de vararse en carretera). Está bien completar el tanque de líquido refrigerante y mezclarlo con agua común y corriente, pero sólo en caso de ser necesario.

Claves para mantenerlo óptimo

liquido refrigeranteEl líquido refrigerante dura más o menos 20 mil kilómetros, durante los cuales su nivel debe variar muy poco, pues no se evapora sino que sigue circulando por el motor hasta que sus propiedades empiezan a decaer.

En caso de notar en un mes o menos, una variación visible en el nivel del líquido, muy probablemente tienes una fuga en el motor o al exterior y debes repararla cuanto antes, pues un recalentamiento pueda dañar seriamente tu vehículo.

Muchos líquidos refrigerantes vienen en colores visibles como verde, rojo o azul, para que en caso de que haya una fuga, puedas rastrearla fácilmente una vez ésta caiga al piso.

La recomendación es no cambiar el tipo de líquido refrigerante que usas, pues puedes ocasionar un daño en el motor del vehículo y en el sistema de refrigeración.

Recuerda que también puede haber fugas al interior del motor que nunca llegarán a verse en el suelo donde parqueas tu vehículo y sólo podrás notarlo cuando veas una disminución en el depósito del líquido que utiliza tu vehículo.

Dato curioso e importante:

En una ciudad de 1,500 metros de altura sobre el nivel del mar, el agua hierve a 98 grados centígrados, mientras que el líquido refrigerante lo hace a 130. De ahí que prácticamente todos los carros nuevos utilicen este líquido.

Entre más alta esté la ciudad con respecto al nivel del mar, más rápida será la ebullición de este líquido.

Gustavo Oliva

Gerente de Mercadeo Edisa

Deja tu comentario!