64 Noviembre
2013

LIMPIEZA DEL DEPÓSITO DE COMBUSTIBLE

1a. Parte

En esta entrega nos ocuparemos de esa parte olvidada de nuestro carro, sin la cual sería imposible llegar a algún destino en nuestros quehaceres cotidianos, “el depósito de combustible”, también conocido como tanque de combustible. Está construido de metal altamente resistente a la deformación de expansión y compresión que presenta el combustible en su interior al llenar y vaciar el mismo (cuidado con el respiradero que viene integrado al conducto de llenado) así como a eventuales impactos con rocas, ramas y otros innumerables obstáculos, tanto en autopistas, como en caminos de terracería.

Los depósitos de combustible se encuentran, muy frecuentemente, ubicados en la parte inferior o en el respaldo del asiento trasero de los vehículos tipo sedán o coupé. En pick-ups y microbuses lo tienen en posición lateral-central.

La mayoría de depósitos tienen en la parte superior la llamada bomba de combustible, acompañada del “flotador”, que es el pequeño brazo cuya función es hacer contacto con terminales eléctricas externas al depósito y enviar al tablero del conductor la señal eléctrica que indica el nivel del volumen del combustible, así como el filtro de combustible. En algunos casos, este es el único filtro y en otros, éste es el principal que limpia el combustible.

El depósito de combustible estaría libre de mantenimiento, si no fuera por las impurezas que acompañan al combustible y el proceso de oxidación que sufre el interior del depósito, factores que, al pasar los años, acumulan una considerable cantidad de sedimentos que puede causar problemas en el flujo normal del combustible a través de mangueras y tubería metálica que lo conducen al punto de combustión del motor.

La mayor parte de veces, el filtro que se encuentra dentro del depósito de combustible no requiere ser cambiado, a menos que se comentan errores o descuidos como le sucedió a un amigo mío, a quien le pusieron diesel en lugar de gasolina y tuvo que cambiar este filtro. Otros vehículos tienen un segundo filtro, que, generalmente, se encuentra un poco expuesto a la vista y debe ser cambiado como parte del mantenimiento preventivo.

Frecuentemente los depósitos de combustible tienen en la parte de abajo un agujero de drenaje, para poder vaciarlo completamente, en otros casos no.

Se recomienda limpiar el depósito cada 100,000 kilómetros o 70,000 millas, como parte del mantenimiento preventivo para, de esa manera, evitar que se obstruya la tubería de combustible.

Si nuestro carro ya alcanzó el recorrido mencionado o tenemos problemas de obstrucción de tubería, entonces debemos limpiarlo completamente en su interior.

Se recomienda cambiar primero el filtro de combustible, que es posible encontrarlo a simple vista, generalmente, en posición frontal-lateral. Si no desaparece el problema, entonces tendrá que limpiar el depósito.

————————————————————————————————————————

RECUERDE: un problema de paso de combustible, puede tener diferentes causas, entre ellas, un problema de presión de combustible. Hoy nos ocupamos simplemente de un depósito sucio.

  • Adquiera previamente un mínimo de 3 galones de combustible.
  • Estacione el carro horizontalmente sobre torres de mecánico o sobre trozos de madera, de manera que pueda trabajar libremente debajo de él.
  • Asegúrese de inmovilizarlo, para que no pueda rodar.
  • Extraiga la llave de la ranura de encendido.
  • Desconecte el cable de la terminal negativa (-) de la batería.
  • Localice el tornillo de drenaje del depósito de combustible.
  • Limpie el área circundante al tornillo, con una brocha o un cepillo pequeño.
  • Afloje el tornillo con la llave de la medida correspondiente. Preferiblemente, use una copa o una llave de cola. Evite usar otro tipo de llave, especialmente de las que son ajustables, para no mellar la cabeza del tornillo. Ya sabe, debemos llevar a cabo el trabajo con altos estándares de calidad.
  • Debe colocar un recipiente o palangana con capacidad mínima de 5 galones de volumen, para recibir el combustible procedente del depósito.
  • Desenrosque todo el tornillo y drene todo el combustible. En casos muy extremos podrá ver a simple vista todo el sedimento acumulado a través de los años de uso del carro.
  • Reinstale momentáneamente el tornillo y vierta ½ galón de combustible dentro del depósito, a modo de enjuagar su interior. Extraiga el tornillo nuevamente y drene ese poco de combustible.
  • Ahora, reinstale el tornillo y asegúrese que el empaque de hule o metal que lo acompaña se encuentre en buen estado. En caso contrario, deberá sustituirlo para evitar goteo, lo cual es muy peligroso. ¡JAMÁS! Haga un empaque con silicón, los combustibles lo disuelven.
  • Vierta el combustible disponible dentro del depósito y coloque el/la tapón/tapadera y encienda su carro. Deberá encender normalmente. ¡NADA COMO LA SATISFACCIÓN DE UN TRABAJO BIEN HECHO!
  • Si el depósito de combustible carece de agujero de drenaje, tendrá que desmontar el depósito. Una parte de este trabajo se hará en el interior y otra en la parte exterior/inferior.
  • En el caso de que su carro tenga el depósito de combustible abajo del asiento posterior, deberá extraer la parte inferior de la butaca; comúnmente esta parte del asiento viene anclada a unas pequeñas ranuras que, al introducir los dedos entre el borde del asiento y la carrocería y halar hacia arriba es posible desprenderlo. A veces son unas pestañas con tornillos o tuercas. Sólo es cuestión de localizar los puntos de fijación y proceder a trabajar en ellos. En general, no es necesario levantar el respaldo.

En la siguiente edición continuaré hablando sobre los siguientes pasos del procedimiento de LIMPIEZA DEL DEPÓSITO DE COMBUSTIBLE, además de algunas recomendaciones.

 

¡Hasta la próxima!

 

            Armando Orenos Ortiz

                                          Magíster en Educación

                                          laorenoso@yahoo.com

Deja tu comentario!