64 Noviembre
2013

LA GRASA Y EL RODAMIENTO

La mayoría de rodamientos, sin importar marca, salen de la fábrica sin grasa de lubricación y sólo protegidos con una leve capa de anticorrosivo, lo cual obliga a engrasarlos cuando se instalan.

Sin embargo, algunos ya vienen engrasados. Por lo general, estos han sido preparados con grasa de litio y la cantidad correcta para las dimensiones del rodamiento. Por esta razón resulta innecesario lubricarlo nuevamente durante su tiempo de uso. También existen rodamientos engrasados de fábrica pero, según su aplicación y uso, deben relubricarse periódicamente.

Para evaluar el período de relubricación, debe considerarse lo siguiente:

• Montaje correcto:

La limpieza del área de trabajo e instalación es esencial. Resulta necesario evitar impurezas y micro virutas. La mínima partícula puede provocar ruido al rodar. Las superficies deben lavarse con aguarrás mineral y luego secar con un paño limpio y sin hilachas. Si la superficie queda humedecida puede provocar deterioro en la grasa. También considere que si la capa de antioxidante es gruesa debe ser removida. Este procedimiento no es necesario para una capa leve.

• Momento Adecuado:

Algunos rodamientos requieren de calentamiento antes de su montaje, por lo cual considere lubricarlos hasta después de haberlos montado. Un aspecto importante que debe considerarse es que entre más tarde se aplique la grasa, menos contaminación habrá y se reducirán daños prematuros.

• Cantidad Adecuada:

Una lubricación excesiva puede provocar el sobrecalentamiento. Por regla general, debe cuidarse que el rodamiento esté lleno de grasa y que el espacio libre del alojamiento se encuentre parcialmente lleno. Debe quedar espacio para la grasa que es expulsada del rodamiento mientras está en funcionamiento. Es recomendable consultar con su asesor de lubricantes para determinar qué porcentaje de llenado (90% o 100%) resulta adecuado. Entre más lleno esté, menos impurezas entrarán y por lo tanto, habrá un período mayor entre los intervalos de relubricación. En caso de aplicaciones en rodamientos sometidos a altas vibraciones, se recomienda no colocar más del 60% del espacio disponible.

En un rodamiento se manejan dos velocidades de mucha importancia:

• La velocidad máxima de operación (V1).

• La velocidad máxima que soporta el rodamiento (V2).

Con esta información considere que si V1/V2 < 0,2, entonces el rodamiento debe engrasarse en un 100%; mientras que si V1/V2 se encuentra entre los valores de 0,8 y 1,3 se engrasa hasta una tercera parte de su capacidad. Si el valor resultante de V1/V2 es mayor 0,8, engrase levemente.

• Método de aplicación:

Esto dependerá del diseño y soporte. El tipo de rodamiento llamado no “separable” puede ser rígido o autolineable. Los de cuerpo rígido se engrasan en ambas caras, mientras los autolineables, en el aro interior. Tomando en consideración los distintos tipos de rodamientos separables, estos se engrasan en forma separada y en secuencia al montaje. Siempre asegúrese que los espacios en los elementos rodantes y la jaula se llenen como se indica.

Es importante tener presente que las manos o los guantes que se usan para aplicar la grasa deben estar escrupulosamente limpios, ya que cualquier suciedad que quede en el rodamiento provocará daños. El exceso de grasa instalado debe salir por la cara externa, pues esto protege el rodamiento durante su funcionamiento.

La secuencia recomendada es la siguiente: primero debe montarse el rodamiento y quitar el exceso de grasa con un utensilio limpio. Luego, de nuevo es necesario cubrir con grasa limpia el exterior del rodamiento y finalmente llenar los espacios libres del exterior del alojamiento. Si el rodamiento tuviese que montarse sin juego en el eje, es probable que se deba lubricar después del montaje.

Ing.Gamboa

g.tribologia@gmail.com

Deja tu comentario!