102 Enero
2017

Diferencia entre Ganar y Jugar

Sinfín de personas se vuelven empresarios y empiezan a hacer negocios sin tener verdaderamente claro qué es lo que tomaría volverse ganadores en su industria. Todo empresario arriesga algo valioso con la esperanza de lograr una recompensa que valga la pena, a cambio de lo que está arriesgando.

A muchos, a pesar de su inversión les toca perder, a otros les toca ganar menos de lo necesario y algunos ganan a lo grande.

Para ser un ganador se requiere tener gran fortaleza mental, así como pensamientos muy sólidos y bien encausados. No obstante, para tener éxito se requiere mucho más que solo pensar adecuadamente; aspectos como: capacidad para escuchar la propia intuición, desarrollo y apalancamiento en relaciones claves, así como experiencia y capacidad de ejecutar adecuadamente los planes, son igualmente necesarios para lograr el éxito.

Teniendo en cuenta que la mentalidad y el pensar adecuadamente son la partida para llegar al punto ganador, este artículo pretende mostrar algunas de las ideas más significativas que se arraigan en el intelecto de personas que saben ganar a lo grande.

  • Si no soy el mejor, alguien más lo es. Ser el mejor no es negociable.

La gente se enfoca y comenta acerca de la importancia de amar su trabajo, pero lo cierto es que si usted es uno de los miles de personas que hacen el mismo tipo de trabajo -y de la misma forma que los demás-, difícilmente resultará ganador, no importa cuánto ame lo que hace. Para ganar es necesario diferenciarse del resto y hacer las cosas de una forma notablemente diferente.

  • El éxito se parece más a una maratón que a una carrera corta.

Gran cantidad de personas buscan los beneficios en el corto plazo, lo cual no está mal, pero es necesario recordar que si no se es capaz de mantenerse comprometido con el negocio a largo plazo, lo más probable es que no se resulte ganador. El juego de ser exitoso dura toda la vida.

  • Escucho a otros pero confío solamente en mi propia intuición.

El éxito es enteramente un juego de tomar decisiones adecuadas.

La información podrá representar poder, pero hoy día la mayoría de la gente tiene acceso a los mismos datos.

Es positivo rodearse de buenos consejeros pero, si al final es uno quien debe tomar la decisión, es crítico aprender a confiar en los propios instintos.

  • No hay valor en decirle a las personas lo que desean oír.

Algunos temen ofender o ser percibidos como negativos, por eso muchas veces hablan intentando suavizar sus mensajes, olvidando el valor constructivo de decir a los demás la verdad, especialmente si se trata de algo no agradable de escuchar.

  • Las ideas que no ejecuto y desarrollo, no existen.

Las ideas son solo elucubraciones, todos pueden tener pensamientos, pero no todos los que piensan tienen el coraje de invertir en que sus ideas se  conviertan en realidad.

  • Si demasiadas personas están haciéndolo, corre en otra dirección.

¿Por qué una persona ganadora usaría la misma estrategia que sus competidores? No lo haría porque de esa forma, simplemente no podría ganar.

Es necesario hacer las cosas de una forma más ingeniosa que los demás para ganar.

  • Los clientes no valoran conceptos; valoran soluciones innovadoras y reales a sus problemas.

La premisa fundamental de hacer negocios es vender productos o servicios a clientes que los necesitan.

Aquellos productos y servicios que ganan en grande son aquellos que mejor solucionan las necesidades más grandes de los clientes.

  • Nunca estar satisfecho.

Una característica clave de los campeones es que tienen una profunda insatisfacción por sus logros obtenidos; es la insatisfacción la que los impulsa a ir más allá.

  • Nada es peor que perder.

Aprender de las experiencias vividas y de los errores del pasado es importante pues, permite que las cosas se hagan mejor en el futuro haciendo a la persona más fuerte y sabia. Un campeón no debe tener miedo a perder y aprender en el camino; lo crucial es recordar que la meta es ganar.

Estos son pensamientos ganadores. El punto clave es que mentalizarse con este tipo de mensajes solamente sirve cuando conducen a la acción. Luego, ganar será el resultado de esas acciones.

 

Alejandro Larrave

alarrave@motoresymas.com

Etiquetas: ,
Deja tu comentario!