101 Diciembre
2016

La Suspensión Trasera parte 1

LA-SUSPENSIÓN-TRASERA

 

La suspensión trasera está diseñada para proporcionar comodidad en el manejo, y mantener en contacto las ruedas con el camino. Aunque tiene mucho en común con la suspensión delantera, difiere en diseño y disposición. El muelle de hojas absorbe la fuerza de torsión del eje trasero durante la aceleración y el frenado.

 

La fuerza de torsión tiende a torcer el comportamiento del eje, el cual, a su vez trata de torcer el muelle. Esta acción se denomina enrollado y se reduce con una sección corta y dura del muelle hacia adelante.

 

La fuerza de torsión y las cargas del freno absorbidas durante la aceleración y el frenado, tratan de torcer el muelle de hojas. La torsión del tren propulsor y las fuerzas de frenado pueden torcer los muelles, para evitarlo, el eje o funda del eje se monta frente al centro del muelle, con un amortiguador colocado adelante y atrás.

 

La estabilidad de la suspensión trasera se mejora montando brazos de control que oscilan entre el eje o funda del eje y el chasis, y un brazo de control en diagonal, llamado tensor, tirante o varilla de tensión.

 

Los resortes absorben los impactos del camino y soportan el peso del vehículo; la posición y estabilidad del eje se logran con brazos de control colocados entre la carrocería o el chasis y el eje o funda del eje.

 

En los automóviles con tracción delantera la torsión del motor no se transmite a la suspensión trasera. Muchos automóviles poseen eje de viga flexible, que son un tipo de suspensión trasera semi-independiente.

 

Los sistemas de suspensión trasera con tracción delantera incluyen suspensión de pierna independiente, suspensión no independiente de eje sólido, suspensión semiindependiente de torsión de los brazos colgantes. Y suspensión independiente de formas A.

 

 

TIPOS DE SUSPENSIONES

INDEPENDIENTES EN EL EJE TRASERO

En el caso de la suspensión trasera, existen dos tipos de sistemas de amortiguación:

  • Suspensiones de eje rígido
  • Suspensiones independientes

 

 

SUSPENSIONES DE EJE RÍGIDO

Esta configuración ha ido cambiando con el transcurso del tiempo y evolucionando para dar mayor estabilidad y confort en los vehículos que se ven todos los días en las calles.

 

Dentro de este sistema se encuentran dos configuraciones diferentes, dependiendo si cuentan con tracción o no.

 

EJE RÍGIDO EN RUEDAS MOTRICES

En un principio la mayoría de los vehículos, por no decir en su totalidad, estaban diseñados con la tracción en el eje posterior, por lo que había que diseñar un sistema que aglutinara ambos elementos en el mismo eje. Con esta idea, se diseñaron los ejes traseros, de modo que se tenía un cárter que contenía la transmisión final, el diferencial y los ejes de transmisión, que irían conectados a las ruedas posteriores.

 

Esta configuración se puede encontrar actualmente en los vehículos de tipo industrial y en los todoterrenos, ya que con el auge de los automóviles con tracción delantera se ha dejado exclusivamente a los vehículos antes mencionados.

 

Básicamente, esta suspensión se caracteriza porque las ruedas tienen el mismo ángulo con los semiejes, por lo que los brazos de suspensión no existen como tal, siendo los propios semiejes los que hacen las veces de brazos de suspensión.

 

Con esta composición, el eje trasero forma parte de las masas no suspendidas, haciendo que aumenten de forma considerable, al igual que las pérdidas de tracción en las ruedas posteriores.

 

EJE RÍGIDO EN RUEDAS NO MOTRICES

Este segundo tipo de eje rígido es el que más se utiliza actualmente en los turismos, principalmente en los segmentos A y B. Este sistema no deja de ser un tubo más liviano que une las dos ruedas manteniendo constante el ancho de vía del vehículo.

 

Al no tener ningún sistema de tracción, es más sencillo y más barato que los anteriores, añadiendo, menores masas no suspendidas, lo que conlleva un incremento del confort y estabilidad, además de un menor movimiento vertical en las frenadas, ya que el auto mantiene la misma altura sobre el suelo.

 

SUSPENSIÓN INDEPENDIENTE EN LAS

RUEDAS TRASERAS

Muchos modelos actuales montan suspensiones independientes en sus ejes traseros, pero realmente, la idea inicial era montarlas en vehículos deportivos o en vehículos que tuvieran tracción total, siempre hablando de turismos.

 

Este tipo de suspensión aumenta el confort de conducción gracias a la reducción del total de las masas no suspendidas en torno al 50%, ya que la transmisión final del vehículo se encuentra integrada en la estructura del mismo.

 

Además, como el eje de transmisión y la transmisión final no se mueven con el movimiento de la suspensión, se aumentar el espacio útil sin que la parte trasera del chasis interfiera en el conjunto de ésta.

 

Dentro de este sistema de suspensión, se encuentran diferentes tipos y soluciones dependiendo de la variedad de tirantería utilizada.

 

Las variantes que se pueden ver son las

Siguientes:

 

Suspensión de semiejes oscilantes Este tipo genera un centro de balanceo demasiado alto del vehículo, ya que al tomar una curva cerrada, se notará que la parte trasera del vehículo se eleva, provocando que las ruedas adquieran una caída positiva, lo que provocará una excesiva pérdida de adherencia de las ruedas, generando inestabilidad de giro, o lo que es lo mismo, provocará un sobre viraje del vehículo.

 

En condiciones normales de conducción, las ruedas experimentaron ciertos movimientos de basculación debidos a los propios movimientos de la suspensión, provocando diferentes caídas de las ruedas y por lo tanto, diferentes anchos de vía del vehículo.

 

La solución para estas variaciones, es el uso de brazos de suspensión diagonales. Este tipo de suspensión es muy antiguo y poco utilizado.

 

Lic. César Raúl García Rodríguez

Acreditador Técnico

cesargarcia@kinal.org.gt

Etiquetas: ,
Deja tu comentario!