100 Noviembre
2016

Suspensión Electrónica

suspension-electronica

Un vehículo en movimiento es más que unas ruedas girando. Cuando la llanta gira, el sistema de suspensión está en un estado de equilibrio dinámico, compensando y ajustándose continuamente según las cambiantes condiciones de marcha. El sistema de suspensión de los vehículos de hoy en día es ingeniería automotriz de la mejor clase.

Los componentes del sistema de suspensión realizan cinco funciones básicas:

  1. Mantienen la altura correcta del vehículo.
  2. Reducen el efecto de las fuerzas de impacto.
  3. Mantienen una alineación correcta de las llantas.
  4. Mantiene las llantas en continuo contacto con el suelo.
  5. Controlan la dirección de viaje del vehículo.

En la década de los años 80 se introdujeron al mercado automotriz los primeros sistemas de regulación electrónica de los amortiguadores. En aquel entonces, se trataba de sistemas con variaciones manuales ejecutadas por medio de electromotores.

Estos sistemas fueron sustituidos por sistemas electromagnéticos con diferentes niveles de amortiguación y de respuesta más rápida. Simples reguladores de valores límite, también llamados reguladores adaptativos, se encargaban de seleccionar según la situación de marcha, entre 2 y 3 características diferentes de amortiguación (suave, media y firme).

El cambio de un modo a otro lo realiza el conductor por lo que la rigidez de la suspensión no era continuamente variable.

Los desarrollos posteriores condujeron, a los actuales sistemas de regulación electrónica de tercera generación, que incorporaron válvulas de Control Continuo de la Amortiguación (Continuous Damping Control – CDC).

Estos sistemas se pueden adaptar de forma óptima a los criterios principales de la regulación de la amortiguación del vehículo, es decir una buena amortiguación del chasis, una reducida variación de la carga sobre la rueda y un buen aislamiento con respecto al chasis en caso de ligeros baches.

GESTIÓN ELECTRÓNICA DE LA SUSPENSIÓN

La suspensión está gobernada por una computadora o unidad de control que monitorea los amortiguadores en tiempo real sobre las cuatro ruedas.

La suspensión puede funcionar teniendo en cuenta dos lógicas de funcionamiento, auto y sport, operando sobre los amortiguadores que pueden trabajar con calibraciones blandas o rígidas.

La computadora para manejar el funcionamiento de la suspensión procesa información de diferentes sensores, estos son:

  • Sensor de aceleración: sirve para detectar las aceleraciones verticales de la carrocería.
  • Sensor taco métrico: mide el número de revoluciones a la salida de la caja de cambios.
  • Sensor de frenado: está colocado en la bomba de frenos y se trata de un contacto normalmente abierto, que se cierra cuando la presión de frenado alcanza un valor de 10 bares.
  • Sensor de velocidad y ángulo de rotación del volante: su función es detectar la posición angular del volante, así como la velocidad con la cual se alcanza esta posición.

En la modalidad auto, el sistema regula automáticamente los amortiguadores transformándolos de suaves a rígidos y viceversa, en función de las informaciones suministradas por los sensores que estudian las condiciones de marcha.

En la modalidad sport, la dureza de los amortiguadores es siempre para una conducción deportiva sin compromisos, con una suspensión confortable. La computadora controla la dureza de los amortiguadores teniendo en cuenta la información que recibe de los sensores, con velocidades inferiores a 5 km/h no excita las electroválvulas que gobiernan los amortiguadores, por lo que la suspensión se pone en modalidad HARD (dura), para velocidades entre 5 y 20 km/h, las electroválvulas son excitadas y la suspensión se coloca en modalidad SOFT (suave).

Con velocidades superiores a 180 km/h se activa la modalidad HARD (dura).

Si el conductor elige la modalidad SPORT desde el cuadro de instrumentos, la computadora no alimenta las electroválvulas por lo que la suspensión se mantendrá en la modalidad HARD.

La conjunción de sistemas como el ABS (frenos antibloqueo), el ASR (regulación antiderrape) y la suspensión electrónica hacen que la seguridad del automóvil llegue a sus límites máximos.

Existen diferentes denominaciones con respecto a la suspensión electrónica:

ECAS (sistema de suspensión electrónica de aire controlado).

ELF que son las iniciales en alemán de suspensión con control electrónico.

ABC (Active Body Control): Control activo de la carrocería. Es un sistema de suspensión activa de Mercedes, que compensa las oscilaciones de la carrocería en salidas, frenadas y trazado de curvas.

ADS (Adaptative Camping System): Sistema de suspensión adaptativa. Adapta la dureza de la suspensión de forma automática, en función del tipo de conducción y nivela la altura de la carrocería. ECS (Electronic Controled Suspension): Suspensión controlada electrónicamente. Varía la dureza de los amortiguadores en función del terreno y del tipo de conducción. Es similar a los sistemas ADS y EDC.

EDC (Electronic camping Control): Control electrónico de la suspensión de BMW. Ajusta de forma automática el reglaje y dureza de los amortiguadores en función del tipo de conducción, de la carga del vehículo y del estado de la carretera. Combina el confort con la estabilidad. Equivale al sistema ADS de Mercedes.

SLA (Short-Long Arm): Sistema de suspensión independiente formada por dos brazos, uno superior o corto y otro inferior, largo.

SLS (Self Leveling Suspension): Sistema de suspensión neumática trasera auto nivel ante, que permite mantener la misma altura del vehículo, independientemente de la carga.

LA SUSPENSIÓN ACTIVA

Se componen de un sistema hidráulico o neumático, capaz de generar fuerzas para compensar el balanceo y el cabeceo del vehículo. Una computadora se encarga de recoger los datos tomados por sensores distribuidos estratégicamente, para poder enviar las señales adecuadas a los actuadores.

La principal ventaja de la suspensión activa, frente a la suspensión pasiva, es que la suspensión activa permite un control de cada rueda independiente. Gracias a este control se consigue mayor adherencia del vehículo al terreno, con lo que se aumenta la seguridad en la conducción. La principal desventaja de la suspensión activa es su elevado costo, principalmente para el control sobre altas frecuencias, cuya implementación resulta demasiado cara, por lo que es inviable en vehículos de serie.

Los sistemas utilizados en los vehículos se basan principalmente en dos tipos de controles: sobre el eje trasero o sobre ambos ejes conjuntamente. La suspensión electrónica ofrece algunas ventajas con respecto a la suspensión tradicional:

  • Recorridos continuados del amortiguador, evitando los saltos bruscos de unas condiciones de conducción pavimento a otras.
  • Elevación y descenso rápido y confortable del chasis para facilitar la carga y la descarga del maletero.
  • Mantiene el nivel del chasis constante sobre la carretera.

¿ES CONVENIENTE ‘SUBIR’ O ‘BAJAR’ EL VEHÍCULO PARA MODIFICAR SU ALTURA ORIGINAL?

Por ningún motivo es conveniente alterar los parámetros originales de funcionamiento del sistema de suspensión de un vehículo, sea cual sea éste. De la altura de funcionamiento del vehículo depende la perpendicularidad de las ruedas sobre el piso y, por ende, su agarre. Todo lo que implique que el auto vaya más alto sobre el piso afecta directamente la estabilidad, pues sube el centro de gravedad. Recortar los espirales, además de los efectos anteriores, endurece mucho su función y el carro se vuelve poco confortable y se promueve su desajuste.

 

Lic. César Raúl García Rodríguez

Acreditador Técnico

cesargarcia@kinal.org.gt

Deja tu comentario!