100 Noviembre
2016

Lo que debería saber sobre la Contaminación Acústica

contaminacion-acustica

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que el ruido es uno los factores ambientales que provoca más enfermedades. Acostumbrados a generarlo y a soportarlo, quizás no nos demos cuenta de sus nocivas consecuencias. ¿Cómo afecta la contaminación acústica a nuestra calidad de vida?

El nivel de ruido se mide en decibelios (dB). El límite recomendado como tolerable por la OMS  es de 65 decibelios durante el día y 55 por la noche. Si se supera este tope, comienzan los problemas de salud. ¿Pero cuánto es esto? Esta tabla seguro le da una buena referencia:

Algunos ruidos y sus niveles El ruido pasa a ser doloroso, cuando se sobrepasan los 125 dB llegando al umbral de dolor a los 140 dB.

Los vehículos a motor (coches, motos, aviones…) son la principal fuente de contaminación acústica hoy en día. La OMS calcula que sólo el ruido del tráfico perjudica la salud de al menos un tercio de los humanos.

¿Cuánto tiempo pasamos en el tráfico? Seguro es mejor buscar una actividad sana para no perder la vida en un vehículo que no se mueve, como el gimnasio, aprender otro idioma, practicar yoga… básicamente cualquier alternativa es más sana que el tráfico, porque en Guatemala REALMENTE no hay cultura de uno/uno, sino de bocinar.

El ruido es una amenaza invisible. Está presente en nuestra vida cotidiana (en el trabajo, en la calle y hasta en nuestra propia casa).

Varios estudios demuestran una relación directa entre el exceso de ruido y el aumento de enfermedades. De hecho después de la contaminación atmosférica, la acústica es la segunda causa de origen ambiental que provoca alteraciones en la salud.

Los efectos nocivos del ruido sobre la salud están demostrados científicamente y publicados en informes de organismos con la OMS. Algunos de eso  problemas son:

  • Problemas auditivos: los ruidos (entre 90 decibelios o más) pueden causar la pérdida de audición o pitidos en los oídos.
  • Problemas psicológicos: irritabilidad, estrés, problemas de comunicación, ansiedad e incluso agresividad.
  • Problemas fisiológicos: aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria y la presión arterial.
  • Alteraciones del sueño y del descanso: falta de atención y aprendizaje, somnolencia diurna, cansancio y bajo rendimiento.

Rodrigo Espinosa

respinosa@guatesostenible.com

www.guatesostenible.com

Deja tu comentario!